sábado, 20 de marzo de 2010

Se exige lucha.

Pasividad, indiferencia, comodidad, inercia... así es como se encuentra la clase trabajadora ante el tiempo que nos toca vivir, todo ello principalmente propiciado por la gigantesca e imparable manipulación informativa y educativa que el salvaje capitalismo utiliza para frenar los intereses obreros.
Recojo unas líneas de los camaradas de Pueblo Aragonés (http://puebloaragones.blogspot.com/);

La cultura es conciencia y la conciencia es riesgo de rebelión. Si a los trabajadores y trabajadoras se nos niega la cultura, tendremos menos posibilidades de comprender nuestra situación de explotación y de levantarnos.

Así pues, nosotros, aquellos que no nos conformamos con la visón del mundo que nos dieron desde pequeños, aquellos que creamos una conciencia de clase, tenemos la tarea de llevar a cabo la organización de la lucha de clase del proletariado y dirigir esta lucha, que tiene por objetivo final la conquista del poder político por el proletariado y la organización de la sociedad socialista como bien decía Lenin.
Además de llevar a cabo una concienciación de la masa trabajadora, que abra los ojos a aquellos dormidos bajo el yugo del consumismo y la comodidad.

El capitalismo nos exige lucha, entrega, sacrifico para derribarlo, ser realmente una izquierda de combate.
Día a día, semana a semana, mes a mes, no se puede parar, el camino será largo y duro, como fue para los 1º Sóviets, para Lister y su quinto regimiento, para Fidel y el pueblo cubano, Allende y su gobierno... miles de ejemplos de orgullo comunista, que con la guía que Marx y Engels editaron en su tiempo, nos señalan el camino, muchos cayeron sí, pero su muerte debe ser el faro para los que andan perdidos.

Nuestro tiempo nos pide lucha, y así pues debemos hacerla, en la calle, en sindicatos, en los partidos, en el curro, en la escuela o desde casa.
Luchar contra el fascismo, la intolerancia, la xenofobia, el racismo, la homofobia... en resumen contra todo aquello que este vil y putrefacto sistema capitalista utiliza en su beneficio.
Como en multitud de ocasiones a lo largo de la historia se ha dicho;
¡Camaradas, ni un paso atrás!












Gonzo

1 comentario:

Jota dijo...

Te han dejado un comentario en Pueblo Aragonés respecto a tu texto, te lo copio:

Pones en primer lugar la lucha, citando a lenin, cuando en realidad lenin ponían en primer término, como primera prioridad, la organización de la misma. Sin olvidar el objetivo: la toma del poder político.
La lucha de la clase obrera ya existe, todos los días, en todos los tajos, el reto es su organización política.
Sin organización política nada tiene sentido, son en todo caso "actos sin ideas" que diría Marx, aunque se cubran con las fáciles consignas de siempre, por muy pretendidamente radicales que éstas sean.
Pero en la izquierda aragonesa muy poca gente comprende qué es, en realidad, una organización política, y no la distingue de un simple "colectivo". Muy pocos activistas de izquierda hacen otra cosa que no sea agit-prop o militancia en movimientos sectoriales. Parece como si sólo unos pocos comprendiésemos la necesidad de construir una alternativa política completa, con su programa político, su estrategia, su política de alianzas y, por su puesto, su nómina de militantes que pagan regularmente su cuota y deciden, organizadamente, la dirección a seguir.
Por eso la mayoría de los obreros aragoneses siguen identificándose con el PSOE.

Un saludo!

Related Posts with Thumbnails