jueves, 14 de octubre de 2010

La verguenza chilena

Ahora vemos como en televisión el pinochetista Piñera celebra como propio el triunfo de haber rescatado a los 33 chilenos atrapados bajo tierra. Algo de lo que todos debemos alegrarnos, aunque se nos tuerza el gesto al ver a los culpables haciendo suyo el merito de que esten vivos todavia.

El circo de los que han provocado la catastrofe, que lo sigue siendo aunque tenga final feliz, hace que la alegria de que 33 trabajadores hayan practicamente resucitado, independientemente de su nacionalidad, en definitiva miembros de nuestra misma clase, no sea completa, y que algunos nos aguen la fiesta.

Piñera,  que sigue dirigiendo Chile con el mismo neoliberalismo impuesto por Pinochet, y continuado por todos los presidentes "democráticos" (incluso por la socialdemocrata Michel Bachelet al que ese neoliberalismo torturo y asesino a su padre), y que fomenta la venta del cobre chileno a un costo mucho mas bajo a costa de los salarios miserables de los mineros y de sus nefastas condiciones de seguridad, ahor intenta convertirse en protagonista, con la complicidad de los medios de propaganda del mundo entero, del milagro.

El dinero que ha costado el rescate, parece que nos 15 millones de euros, no se dedico a la prevencion de los accidentes y a la mejora de las condiciones de seguridad. En esta ocasion los 33 mineros han sobrevivido, pero su situacion a borde de la castastrofe continuara hoy como hace casi cien años, sin que ninguno de los presidentes del pais haya pensado mas en su dignidad, la de su trabajo, la de su familia, la de su sueldo, que en el beneficio economico que produce para el bolsillo de pocos (la oligarquia chilena) sus condiciones precarias.

Hoy hay que celebrar, por supuesto, la salvacion de los 33 mineros chilenos, pero hay que seguir maldiciendo la vergueza de que dirigentes como Piñera (o Bachelet) sigan gobernando el pais para beneficio de algunos y para la tristeza, el sufrimiento, y la miseria de muchos:  la verguenza del capitalismo que tantas muertes provoca en nombre del beneficio economico. No hay que olvidar que, aunque esta vez se haya salvado de la muerte a 33 mineros,  y se haya transformado su salvacion, cinicamente, en un exito mediatico de los personajes que causaron esta catastrofe,  lo cierto es que se continuaran causando otras similares, y con victimas sin tanta suerte, y que seguro no seran noticia en todas las televisiones del mundo, y mucho menos será Piñera el protagonista.


Extraido de Cuestionatelotodo

2 comentarios:

pablogonz dijo...

Hasta tal extremo es cierto que la clase minera volverá a sobrevivir en el olvido y la precariedad que a pocos segundos de sacar al último minero, Piñera se "olvidó" de que abajo aún había seis rescatistas que se estaban jugando el pellejo. Piñera fue a atender a los medios de prensa y sólo regresó a tiempo de recibir al último rescatista (es decir, una hora y media más tarde).
Un abrazo compungido desde Chile,
PABLO GONZ

///HastaLaVictoriaSiempre\\\ dijo...

A raíz de esto ha aflorado increíblemente el patriotismo chileno y por más que me esfuerzo no sé qué narices tiene que ver el rescatar a mineros con el patriotismo.
Con todos los problemas de seguridad que tenía esa mina, que se cerró dos veces y las dos veces se volvió a abrir,los chilenos se deberían haber avergonzado del gobierno.

Related Posts with Thumbnails